miércoles, 20 de junio de 2007

Joyel















Prontas al cordel de nácar saltaron unas perlitas. Frecuentaba el sol la mañana, su látex emperifollado de luminarias en amarillo belga daba de latigazos en los culitos joya. Al piletón de aguamar y ópalo bendito la concha abierta desprendía uno a uno sus perlones blanco-selva y sus patinetas de savia. Leche con flemitas celeste, ojos de pez y caracoles vivos hacían de ensalada para el apetito cíclico de un poder liviano, animal. Los perfiles dorados de los hipocampos dábanle complacencia a ese monstruo de mar. Pero sufría y su dolor saciábase sólo fregando el esplendor del cielo con un guascazo de potro gigantón. Pluviales meteoritos de semen coagulado parten las paredes de vidrio negro, ¡nacen las estrellas!

11 comentarios:

amorcúbico dijo...

me encantó cómo todo lo que leo de vos.
un besito

marianitooo dijo...

Gracias por tu poesía. Es muy bella.

TRaNSoN dijo...

No entiendo absolutamente nada XD

Será que llevo demasiado tiempo alejado de la esfera poético-literaria... ;P

¡Saludos cibernéticos!

Joanna dijo...

Hola Gabriela

Siempre he sido seguidora de tu trabajo y me encantaria pedirte algún texto para una revista cultural-literaria que saldra al aire pronto llamada La Casa Azulada. Por favor si puedes contestarme a jouvegas@gmail.com

saludos
Joanna Vegas

luc dijo...

me gusto mucho

saludos
uno que pasaba...

Ben dijo...

Interesante: el erotismo humano que linda, aquí, en tu texto, con la enormidad de la naturaleza marina, donde todo se remite al orgasmo de la unidad acuática. La ambigüedad del texto logra dar caza a un cierto pero más que sutil embelesamiento, calentura musical e hipnótica, encendiéndose, a medida que el texto baja, genital, al estupor del fin.

Ben dijo...

lástima que no publique más.
saludos

manolotel dijo...

Buscaba en google a la autora de un poema que tenía entre mis papeles y que bajo el título de Puentes de sidra y helado, empezaba:

Febrero de 2001
el frasco de perfume está caído
el frasco de perfume está caído
nada se ha derramado de él,
sin embargo
las gotas
contenidas dentro del vidrio
espejan el resto del cuarto
cilindros
la alfombra teñida de pelitos
los almohadones desenchufados...
etc.

Encontré un poema suyo con el mismo titulo (aunque diferente) que me ha traido aquí.

Me he adentrado en este blog y he encontrado un paisaje poético tremendamente original y con un lirismo acentuado por la utilización de la palabra que me recuerda la mancha de la pintura a espátula, a veces espesa como grito, a veces delgada como suspiro.

En este joyel, la amalgama de figuras se superpone a la sensación de hermoso caos que puede uno encontrar en el joyero de cualquier mujer.

He disfrutado.

giovana dijo...

gabriela, desculpe o portunhol, soy brasilera e preciso falar com você.
qual o seu email? o meu é gmadalosso@mac.com
obrigada, giovana

scardanelli dijo...

Me gustó mucho. A ver si te gusta mi blog
http://www.scardanelliletrasymas.blogspot.com/

Calliope Mc Rainy dijo...

muy bueno el erotismo marino!